El origen de todo
El origen de todoMotivación, ilusión, persistencia

Durante los años 1992, 1993 y 1994 recorrí 120 países del mundo en 130 formas de transporte diferentes.

Uno de los grandes retos que asumí en aquella expedición fue cruzar el Atlántico en solitario en un velero de 30 Pies (9 metros).

La experiencia en el Atlántico fue maravillosa. La sensación de estar solo en mitad del océano es algo indescriptible. Por un lado te sientes muy pequeño porque te das cuenta que allí, sólo, entre agua y más agua, no eres nada. Pero por otro lado te sientes grande, porque sabes que el reto al que te estas enfrentando no es fácil.

Un día descubrí que el Atlántico también se podía cruzar a remo y después de haberlo cruzado a vela pensé: "Caramba, eso si que es un reto".

A lo largo de los últimos años aquella idea de cruzar el Atlántico a remo empezó a fascinarme e incluso obsesionarme.

Vivimos en un mundo donde todo está regulado y nos obligan a vivir sobreprotegidos (para ir en moto ponte el casco, para ir en coche ponte el cinturón, no corras a más de 120 km/h, etc...). Nos tratan a todos como si fuéramos insensatos y torpes y tenemos que seguir las normas hechas para los que no saben ni conducir ni vivir.

Afortunadamente, no hay leyes que me impidan coger una cáscara de madera y enfrentarme al reto de cruzar el Atlántico a remo, ni que me obliguen a hacer paradas para dormir, ni me digan el número de paladas por hora máximo que puedo dar, ni a que velocidad tengo que ir.

A mis más de 40 años, y después de pasar los últimos diez llevando una vida sedentaria, me apetece darle un machacón físico a mi cuerpo y darle un buen remojón. De la misma manera que a uno le apetece estirarse al salir de la cama y darse una ducha para empezar el día fresco y limpio. Así de simple.

Me apetece ponerme en forma y perder 15 kilos de peso para sentirme joven y ligero…

Me apetece desconectar de los quehaceres diarios y tener tiempo de estar conmigo mismo...

Me apetece ponerme a prueba y ver si soy capaz...

Me apetece ver la belleza del mar, las puestas de sol y las estrellas…

Me apetece ver cómo nace cada día y maravillarme ante el mundo y la naturaleza…

Porque, además, sé que la satisfacción que uno siente después de un reto como este es enorme.

El día 1 de enero de 2006 estaba en Río de Janeiro y me marqué los objetivos para este 2006. Y en mi lista de retos, esta vez sí, decidí ponerme manos a la obra y perseguir un nuevo sueño: cruzar el Atlántico a remo, en solitario y sin asistencia.

Frases que me inspiran…
…A marcarme grandes retos

La principal barrera de donde estamos a donde podríamos estar es nuestra propia mente.

- Ser mediocre no tiene ningún atractivo. Mas vale fracasar con estilo persiguiendo algo grande.

- Solo se vive una vez.

- La clave no esta en ponerle años a la vida si no en ponerle vida a los años.

- Todos podemos más de lo que pensamos.

- Nunca sabrás de lo que eres capaz hasta que lo intentas.

- El buen tiempo y las puestas de sol sólo se valoran cuando antes has pasado por una tormenta.

- El principal peligro está en quedarse en casa y no hacer nada.
Frases que me inspiran…