Cómo me veo
Cómo me veoAndreu Mateu. Ese soy yo.

Describirse a uno mismo no es fácil. Porque todo depende de como uno se mire a si mismo. Y además luego te das cuenta que los demás te ven diferente y que quizás no eres como tú te piensas.

Un día una psicóloga me dijo que era una persona con mucho sentido común. Yo más bien pienso que tengo un sentido común diferente al de los demás.

Y eso me ha llevado a ser un perseguidor de sueños, un libre pensador (no me gustan las religiones), un buscador de la verdad (¿entiendes porque no me gustan las religiones?), muy independiente, práctico, poco seguidor de las tradiciones y convencionalismos, rico porque tengo muchos amigos (eso creo) y un gran amante de los niños.

Me muevo por el mundo con la sinceridad y la verdad como el primer mandamiento de mi escala de valores y con el firme convencimiento de que una persona ordinaria puede hacer cosas extraordinarias cuando persigue sus sueños con ilusión, entusiasmo, fe en si mismo, mucho esfuerzo y grandes dosis de persistencia para conseguir las metas que se proponga.

Biografía
Un tipo normal

Nací en Reus (Tarragona, España). Desde muy pequeño sentí una gran afición por las motos, pero nunca tuve ningún tipo de apoyo familiar para potenciar aquella afición y convertirla en mi vida. La primera moto la conseguí a los 14 años y desde entonces me muevo sobre dos ruedas.

En la actualidad sólo tengo dos frustraciones. La primera es no ser Dani Pedrosa y estar corriendo el mundial de motociclismo. La segunda es no haber comprado unos cuantos pisos en Barcelona cuando los precios estaban a la quinta parte de lo que están ahora.

A los 7 años murió mi padre. Gracias a tener una madre trabajadora y muy luchadora tuve la oportunidad de estudiar en varios colegios y pasar una infancia normal. A pesar de que nunca fui un buen estudiante, pues para mi el deporte, los amigos, las discotecas y las novias eran lo mas importante, conseguí acabar el COU y meterme en ESADE.

En 1987 partí hacia EEUU con un título de Licenciado en Ciencias Empresariales y Master en Administración de Empresas y una mochila llena de sueños.

Después de cinco años de experiencia laboral en Nueva York (mi ultimo puesto fue el de Subdirector del Departamento de Productos Industriales en la Oficina Comercial de España en Nueva York), un buen día me di cuenta que había llegado el momento de darle un cambio a mi vida.

Desconecté el teléfono de mi casa y me dediqué a reflexionar. Tenía que planificar mi futuro y para ello decidí elaborar una lista de sueños: volar por el aire, navegar a través de los océanos, sumergirme en las profundidades de los mares, cruzar desiertos, escalar montañas, explorar el mundo, conocer sus países, sus gentes y sus culturas…

Trabajando sobre esta lista de sueños me di cuenta que el denominador común de todos ellos era el conocer nuestro planeta y las diversas formas de desplazarse por él.

Y así se me ocurrió la idea de hacer una expedición alrededor del mundo con tres objetivos: pasar por el máximo número de países, utilizar todas las formas de transporte posibles y superar por el camino una serie de retos para ponerme a prueba a mí mismo y explorar mis propios límites.

Unas semanas más tarde decidí dejar mi trabajo en la Oficina Comercial de la Embajada, venderlo todo y hacer realidad aquel sueño que ya contaba con un nombre: "The Transcovery Project".

El 11 de agosto de 1992 me calcé un par de patines y empecé a ponerme el mundo por montera.

Durante los tres años y dos meses que estuve viajando, mi oficina fue el mundo y mis herramientas de trabajo una cámara de vídeo, dos cámaras de fotografiar y un ordenador portátil. Con este escaso equipo inicié una aventura que, según dicen, me llevó a arriesgar la vida en varias ocasiones.

Atravesar el estrecho de Gibraltar a nado, el Atlántico en solitario a bordo de un pequeño velero de nueve metros, cruzar Europa en bicicleta y dar la vuelta a África en moto son sólo algunos ejemplos de los múltiples retos a los que tuve que enfrentarme para recorrer 120 países del mundo en más de 130 formas diferentes de transporte.

En octubre de 1995 regresé a España con más de 12.000 fotografías y 170 horas de filmación en vídeo. Mientras organizaba todo este material para mis conferencias motivacionales, artículos de viaje y un programa de radio, la prestigiosa consultora internacional Coopers & Lybrand me encargó la organización de un programa de motivación Outdoor.

Consciente de lo beneficioso que había sido para mi persona haber realizado mis sueños y aventuras poniéndome a prueba a mí mismo, me apasioné con la idea de poder compartir y transmitir mis experiencias al mundo empresarial.

Y decidí dedicar el resto de mi vida a divulgar los beneficios que una determinada mentalidad, así como algunos retos al aire libre, pueden tener en las personas y en las organizaciones. Y todo ello lo hago a través de la empresa Dreams & Adventures, una de las empresas pioneras y líderes en la organización de eventos y actividades outdoor para empresas en España. Si deseas más información sobre ella puedes consultar su web www.dreamsandadventures.com.

Después de 10 años de arduo trabajo en esta empresa, intentando sobrevivir en esta jungla de los negocios (me considero aprendiz de empresario) y de darme cuenta de que los tiburones no están en los océanos sino en los despachos, ha llegado el momento de volver a lanzarme a conquistar un sueño, un sueño sobre el que estoy dando vueltas desde hace unos años y para el que ha llegado el momento: cruzar el Atlántico a remo, en solitario y sin asistencia.

¿Lo conseguiré? No lo se. Tengo confianza en mi mismo y en mis posibilidades, pero hay demasiados factores que no dependen de mi y que pueden truncar mi sueño. Espero que las enfermedades, tormentas, y otras barreras que pueda encontrarme en el camino no sean lo suficiente fuertes como para frenar mi entusiasmo.

En el año 1991, en un restaurante de Nueva York, abrí una galletita que llevaba un mensaje dentro: "You will never know what you can do until you try" (nunca sabrás de lo que eres capaz de hacer hasta que lo intentes). Desde aquel día esta frase me acompaña como uno de los pensamientos que me sirven de inspiración para practicar mi principal hobby: ponerme a prueba para conocer mis limites e intentar hace posible lo imposible.

Retos anteriores
Algunos logros en el campo de la aventura

- Primera persona en recorrer Barcelona–Reus (110 Km.s) sobre patines en línea (1992).

- Primer persona en cruzar de la Península a Baleares en un patín catalán (1992).

- El estrecho de Gibraltar a nado: 5 horas y 16 minutos (1992).

- El Atlántico en velero, en solitario y sin asistencia: 34 días (1993).

- De Argentina a EEUU en 4x4 (36 .000 Km.) (1993).

- La Maratón desde Maratón a Atenas. (1994).

- Europa en Bicicleta: de Copenhague a Roma (1994).

- Vuelta entera a África en moto: 50.000 Km.. (1995).

- Participante en el París – Dakar en moto. Retirado en la 7a. etapa por rotura de moto y clavícula (1997).

- Primer español en intentar cruzar el Atlántico a remo, en solitario y sin asistencia (espero poder confirmar esto en febrero de 2007).
Retos anteriores